Teléfonos +57 1 287 3515 / +57 1 245 6447 / Calle 40 No. 19 - 52 Bogotá D.C. info@proaarquitectura.co

Reflexión general sobre cultura (2)

La etimología y trayectoria cronológica del término Patrimonio[1], lo asocia con el origen mismo de la comunidad humana. Sin embargo, su connotación actual está directamente asociada a la construcción de las nacionalidades europeas a partir de la Revolución Francesa y las revoluciones urbanas, científicas y culturales que la prohijaron. A partir de ese momento, marcaron ese derrotero en Europa las primeras declaratorias de Monumentos Nacionales que fueron hechas en los comienzos del siglo XIX: sobre todo edificaciones, pero también sectores urbanos, lugares geográficos, colecciones de arte.

En la normatividad colombiana[2] los Monumentos Nacionales se formalizan en 1959. Solo hasta el final del siglo XX se introdujo la noción de Bien de Interés Cultural para superar la de Monumento. El Patrimonio Cultural está bajo la protección del Estado (Constitución Política, 1991) y es componente de la nacionalidad colombiana (Ley General de la Cultura, 1997.

En la normatividad mundial, a finales de la década de los años cincuenta, aparecen las categorías que valoran los lugares naturales y los eventos culturales del orden mundial como Patrimonio Natural y Cultural, respectivamente. En este contexto la Cultura y la Naturaleza inician un camino de reflexión prohijado por la Unesco que, en 1972, define el Paisaje Cultural como la integración natural de estos dos patrimonios y dará frutos muy importantes a la vuelta del siglo: Consejo Europeo del Paisaje (2000) y el Paisaje Urbano Histórico (2011).

La destrucción masiva del patrimonio cultural europeo ocasionado por las dos guerras mundiales, impulsó a la comunidad de las naciones a la creación de la Unesco como órgano encargado de su estudio, catalogación, reflexión, protección y divulgación. Para estos fines el concepto de Paisaje[3] y la categoría de Bien de Interés Cultural de nivel mundial, aparecieron como recursos conceptuales alrededor de los cuales se avanzó en esas reflexiones durante la segunda mitad del siglo XX y lo que se lleva del XXI.[4]

La rama filosófica de la Axiología,[5] como ciencia de los valores surgida hacia la mitad del siglo XIX, va a acompañar la evolución del pensamiento y reubicación social del patrimonio que trasciende la esfera familiar o local y se vuelve un tema de cultura nacional y, por ahí mismo, un componente de esas nacionalidades en gestación. Esta se aplica, primero, durante el siglo XIX para la identificación de los Monumentos Nacionales y su recuperación mediante la disciplina de la Restauración (que se formaliza y se desarrolla científicamente), y un siglo después, para la recuperación de ese Patrimonio Cultural europeo destruido.

 

[1] La palabra “patrimonio” viene del latín ‘patrimonium’, una palabra compuesta a su vez por dos lexemas: ‘patri’ (padre) y ‘monium’ (recibido). Así pues, la palabra patrimonio significa, en su máximo significado: “Lo que recibimos de nuestros padres”. Tomado de: artetorre.blogspot.com/2017/02/etimologia-de-la-palabra-patrimonio.html
[2] La Ley 163 de 1959 y el Decreto Reglamentario 264 de 1963 son las primeras normas generales sobre el patrimonio, en ellas denominado Monumento Nacional.
[3] La palabra paisaje (campo abierto que se ve desde un lugar) viene del sufijo -aje (conjunto) sobre la palabra francesa pays = “campo”. Tomado de: etimologias.dechile.net/?Paisaje. La ciencia de la geografía moderna la ha enriquecido y le ha dado un carácter complejo e integral sobre la comprensión del territorio como espacio de resolución de la existencia humana.
[4] Fuente: Agendas Internacionales Patrimonio Unesco. Entre otras categorías está la de Paisaje Cultural y la de Paisaje Vivo.
[5] La palabra axiología viene de las palabras griegas axios: digno y valioso, logos: tratado, más el sufijo -ia que indica cualidad. En su origen significa “estudio de aquello que es digno” o “tratado de lo digno o valioso”. Tomado de: etimologias.dechile.net/?axiología En resumen la que trata sobre el valor.